La Asociación Española de Fabricantes de Productos para la Infancia (Asepri), integrada por más de 200 compañías del sector de la moda infantil y la puericultura, cerró 2008 con una facturación de 930 millones de euros, lo que representa un incremento del 7,4% respecto al año anterior. En rueda de prensa, el nuevo presidente de Asepri, Vicente Mompó, señaló que, a pesar de este crecimiento, el sector "está en crisis" y manifestó que durante el segundo semestre del pasado año se registró un descenso del consumo del 0,91% respecto al mismo periodo de 2007. No obstante, reconoció que el descenso del consumo en la moda infantil y la puericultura "es menos acusado que en otros sectores" debido a que los padres no escatiman en gastos para atender las necesidades de sus hijos y a que el rápido crecimiento de los niños obliga a una renovación constante de su vestuario.