El sector farmacéutico presenta varias divisiones, pero la biotecnología es la que presenta mejores perspectivas. No depende de ciclos económicos, su crecimiento es estable respecto a otros sectores y es de los pocos que en los momentos actuales puede seguir ofreciendo un crecimiento en sus beneficios que pueden llegar, incluso, al 20%, cuatro veces más que el mercado farmacéutico convencional. ¿Es entonces el sector biotecnológico una alternativa de inversión? Michael Sjöstrom, gestor de Pictet Funds Biotech, ofrece las claves.
¿Cuáles son las oportunidades que se encuentran actualmente en el sector biotecnológico?

El sector de biotecnología trata de proporcionar cura a enfermedades sin tratamiento o que requieren nuevos tratamientos y su tendencia a largo plazo es predecible. En este sentido, dado que proporciona productos y servicios a una demanda que no depende de ciclos económicos, puede considerarse defensivo desde el punto de vista de inversión y su crecimiento es más bien estable en relación con otros sectores.

Así, en tiempos de incertidumbre, es de los pocos que ofrece crecimiento y visibilidad de beneficios, hasta el punto que ventas y beneficios pueden crecer al 20 por ciento anualmente, hasta cuatro veces mayor que el mercado farmacéutico convencional. En conjunto 2010 puede ser fuerte para las biotecnológicas, en particular para mediadas y grandes compañías.

Hay que tener en cuenta que el rally en mercados de renta variable mundial duró nueve meses desde mínimos de marzo de 2009, con creciente nerviosismo y cierta aversión al riesgo. De hecho en 2009 los valores defensivos quedaron rezagados frente a la elevada rentabilidad de cíclicos y pequeños. Actualmente los mercados están más centrados en la sostenibilidad de la recuperación económica. En este entorno los valores biotecnológicos han mostrado buenos resultados financieros y el índice Nasdaq Biotech terminó en positivo el último trimestre de 2009 y en lo que llevamos de año hasta 12 de Marzo sube once por ciento.

¿Qué perspectiva maneja para el sector? ¿Y para el fondo en concreto?

Aunque la falta de claridad respecto a la reforma de la asistencia sanitaria la en EEUU haya podido pesar en el sentimiento de los inversores respecto al sector salud, los fundamentales en biotecnología siguen fuertes, con crecimiento sólido y continuo de ventas y beneficios, importantes datos clínicos y aprobaciones de aplicaciones previstos en 2010. En 2009 la aprobación de varios fármacos quedó aplazada y la mayoría puede obtenerla el primer semestre de 2010, con mercados potenciales por aplicación de hasta 1.000 millones de dólares –para tratamientos como cáncer de próstata ó pulmón, diabetes, esclerosis múltiple ó hepatitis C-.

Dadas las estimaciones de crecimiento a largo plazo del 20 por ciento para la industria -cuatro veces mayor que el conjunto del sector farmacéutico- y la atractiva valoración actual –cotizaciones a 18 veces los beneficios y 4,4 veces las ventas esperados para 2010, niveles cercanos a mínimos de los últimos diez años- es posible que determinados valores registren rentabilidades superiores a la media y hay potencial al alza para los inversores a largo plazo.

A ello se añade que las aprobaciones de fármacos fomentan los procesos de adquisiciones por parte de grandes farmacéuticas necesitadas de nuevo producto y pueden aumentar en 2010.

¿En qué compañías invierte el fondo?


La selectividad sigue siendo clave, especialmente entre empresas que entran en nuevo producto (50-60 por ciento de la cartera) ó tercera fase de los ensayos clínicos, principalmente medianas y grandes, así como algunas pequeñas con productos claramente identificados, equipos de gestión sólidos y recursos financieros suficientes. Aunque ha llegado a haber tremendo valor en algunas pequeñas compañías las que tienen productos en primeros estadios de desarrollo presentan actualmente dificultades de financiación debido a la crisis y endurecimiento de condiciones de crédito.

Más de 70 por ciento de los activos está invertido en empresas de mediana y gran capitalización -más de mil millones de dólares-. Es el caso de Gilead Sciences y Amgen -las dos mayores del sector- que han mostrado datos positivos para su píldora contra el SIDA y aplicación Prolia para cáncer de próstata respectivamente u otras como Genzyme ó Celgene. Entre las pequeñas destacan Pharmasset en hepatitis C y Micromet en oncología.

Regionalmente ¿dónde se encuentran las mayores oportunidades?


La selección se hace por compañías, con independencia de criterios geográficos o especialidades. En cualquier caso es recomendable mantener un enfoque global, plenamente invertido: 75-85 por ciento en EEUU –donde se concentra la mayoría de la industria biotecnológica global- y 15-25 en Europa y resto del mundo.

Para qué perfil de riesgo está indicado este fondo

Que el sector biotecnológico sea sector defensivo no implica que no haya riesgo. Se trata de un sector volátil donde el horizonte de inversión mínimo debe estar en tres años ó más. De hecho muchas compañías en el sector cuentan con un solo producto y todo su valor procede del desarrollo del mismo.

Se están desarrollando anticuerpos monoclonales con agentes citotóxicos capaces de matar células tumorales con impacto mínimo en tejidos normales. También diagnósticos moleculares para identificar una enfermedad o una predisposición a una enfermedad mediante. En diabetes varias empresas están trabajando en versiones de acción prolongada, una nueva clase de medicamentos llamados GLP-1, que adicionalmente facilitan la pérdida de peso.

Con total seguridad habrá éxitos y fracasos en el camino, de manera que el inversor debe comprometerse a largo plazo. En este sentido es posible suavizar el proceso identificando valores de compañías con mejores probabilidades de éxito.