El Santander podría destinar los 4.000 millones de euros que obtendrá de la venta de sus activos inmobiliarios y que le reportará unas plusvalías de 1.400 millones de euros a nuevas adquisiciones si la operación para hacerse con ABN Amro no sale adelante, según los analistas consultados por Europa Press. El banco que preside Emilio Botín anunció hoy que venderá los 44 inmuebles que tiene en España y unas 1.200 oficinas en el marco de una operación "financiera" destinada a "optimizar" el balance para el banco, ya que le supone menos coste pagar un alquiler, por el que además se desgravará, que "el coste de capital que le supone tener inmuebles en balance".