El Banco Santander continúa dispuesto a "hacer caja" con la venta de algunas de sus divisiones de negocio, y esta vez le toca el turno a la de seguros, Santander Insurance, por la que pide 3.500 millones de euros, confirmaron a EFE fuentes del mercado. La semana pasada saltó la noticia de que el grupo presidido por Emilio Botín estaba decidido a vender su gestora de fondos, Santander Asset Management, por unos 3.000 millones de euros, con lo que sumaría entre las dos unos 6.600 millones "líquidos" para hacer frente a las últimas compras o incluso para plantearse nuevas operaciones y seguir aprovechando las "gangas" que ofrece el mercado.
Según los analistas consultados por EFE, el mercado podría no acoger con mucho entusiasmo una posible nueva adquisición por parte del Santander, que aún tiene que integrar el Banco Real, en Brasil, además de cerrar la compra del Alliance & Leicester, anunciada hace sólo una semana, e integrarla a su vez en el Abbey, su filial británica. En cualquier caso, estos expertos consideran que el mercado acogerá positivamente la venta de la división de seguros -siguiendo la estela de otros bancos como el Pastor, el Sabadell, Bankinter, y numerosas cajas de ahorros- puesto que el Santander mantiene la distribución a través de su red de oficinas, que es lo que genera comisiones, independientemente de quién "fabrique" el producto. Y además, la "lluvia" de millones que empaparía al Santander de materializarse ambas ventas le serviría sin lugar a dudas para reforzar sus niveles de solvencia, aunque fuentes del mercado insisten en que ésta es una de las últimas preocupaciones del Santander, que considera que sus actuales ratios son suficientemente buenos.