Los bancos que se han comprometido últimamente a abonar a sus altos ejecutivos una prima garantizada durante más de un año se exponen a fuertes sanciones, según la Autoridad de Servicios Financieros (FSA) del Reino Unido. En una carta enviada a más de cuarenta altos ejecutivos del sector financiero y de la que hoy informa el diario Financial Times, el máximo responsable del organismo regulador, Hector Sants, explica que el recurso a ese tipo de garantías para atraer a los banqueros de inversión contraviene el nuevo código de remuneración de la FSA.