El Ibex 35 recupera el pulso y rebota tras haberse dejado un 8% en apenas tres días

El IBEX 35 recorta a esta hora un 0,43% en los 8.148 puntos. Lo peor es para PharmaMar, que cede un 4,21% en los 62,74 euros. Le sigue Solaria, con una resta del 3,26% hasta los 20,46 euros y Red Eléctrica, que pierde un 2,67% en los 18,61 euros. En positivo, Caixabank (+1,48%), Aena (+1,33%) y BBVA (+0,85%) lideran las alzas.

Entre los pesos pesados del Ibex 35, las acciones de Iberdrola caen un 0,54% y las de Inditex se anotan un 0,89%.

En el Mercado Continuo, uno de los protagonistas de la sesión es Mediaset, después de que su  consejo de administración haya recomendado de manera unánime aceptar la oferta pública de adquisición (opa) de acciones lanzada por el grupo audiovisual italiano Media For Europe (MFE), controlado por la familia Berlusconi, sobre el 100% de su capital social.

Los inversores también deberán estar atentos a la cotización de Catalana Occidente, que ha señalado al al medio especializado en fusiones TTR que está pendiente de las oportunidades de adquisición que surjan, tanto en el segmento de seguros de crédito como en seguros generales.

A pesar de la tregua de hoy, los mercados bursátiles siguen obsesionados por el miedo a que la batalla de los bancos centrales contra la inflación acabe haciendo descarrilar el crecimiento económico. Los economistas barajan una estanflación en la segunda mitad del año y una probable recesión el siguiente, y las últimas cifras no parecen aliviar estos temores. Hoy mismo se ha confirmado que la inflación de Alemania se situó en el 7,9% en mayo, en máximos de cinco décadas.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

No obstante, todas las miradas están puestas en la reunión de la Reserva Federal, que comienza hoy aunque las decisiones adoptadas no se conocerán hasta mañana miércoles. La continua subida de precios ha hecho barajar al mercado que la subida descontada de 50 puntos básicos en los tipos de interés podría ser más agresiva, de 75 puntos, acelerando el endurecimiento de la política monetaria. Además, ya no se espera una pausa en septiembre.

En cuanto al resto de plazas europeas, las principales plazas también se han dado la vuelta y cotizan en rojo: el DAX resta un 0,69% en los 13.335,37 puntos, el CAC 40 se deja ahora un 1,15% en los 5.952,93 y el FTSE MIB resta un 1,20%. Fuera del euro, el FTSE 100 retrocede un 0,56%. Y el EURO STOXX 50 pierde un 0,75% en los 3.476,45 puntos.

Las bolsas asiáticas cayeron con fuerza el martes, con el Nikkei de Tokio cerrando con un descenso del 1,32% y el índice MSCI más amplio de acciones de Asia-Pacífico, que no incluye Japón, dejándose un 1,54%. Ayer noche, Wall Street confirmó su entrada en territorio bajista con una nueva caída de sus principales índices, que fueron del 2,8% para el Dow Jones y del 4,6% para el tecnológico Nasdaq.

El bono español supera el 3%

Estrategias de Inversión

Los nervios de los últimos días se han dejado notar también con fuerza en los mercados de deuda, con el bono español llegando a tocar una rentabilidad del 3% por primera vez desde 2014. Este martes, el rendimiento del bono de deuda a diez años se sitúa en el 3,008%, frente al 1,65% que paga el bund alemán al mismo plazo. De este modo, la prima de riesgo de España frente a Alemania se sitúa en 136,25 puntos.

En los mercados de materias primas, el petróleo supera ya los 120 dólares, con los Futuros del petróleo Brent de referencia en 123,06 dólares el barril, sumando un 0,62%, mientras que el West Texas estadounidense se paga a 121,58 dólares, con subidas del 0,51%. 

“El debate en el complejo petrolero sigue girando en torno a la disminución de la producción de Libia, a que China sigue imponiendo medidas para frenar la propagación de Covid, y a la preocupación por los problemas de la recesión mundial que impulsan la destrucción de la demanda”, señala Stephen Innes, socio gerente de SPI Asset Management.

La escasez de oferta se ha visto agravada por la caída de las exportaciones de Libia en medio de una crisis política que ha afectado a la producción y a los puertos, mientras que otros productores de la OPEP+ luchan por cumplir sus cuotas de producción y Rusia se enfrenta a las prohibiciones de su petróleo por la guerra de Ucrania. Por el lado de la demanda, la atención se centra en China, donde un brote de Covid en un bar de Beijing ha hecho temer una nueva fase de cierres justo cuando se estaban suavizando las restricciones.