El principal activo de Aisa ha perdido dos tercios de su valor y, así, los 8,3 millones de metros cuadrados que tiene su filial Interlaken en Zaragoza han pasado de ser valorados en 620 millones de euros en 2006 a sólo 220 millones en 2007, según los informes de la tasadora CB Richard Ellis. Así se ha explicado hoy en la vista que ha tenido lugar en Barcelona para determinar el estado de solvencia de la sociedad Aisa, sobre la que la aseguradora Asefa ha solicitado que vaya a proceso concursal -la antigua suspensión de pagos- en el juzgado mercantil número 5 de Barcelona.