El presidente de La Seda, Rafael Español, presentó esta tarde su renuncia en el cargo después de que varios consejeros anunciaran a finales de la pasada semana que estaban disconformes con las cuentas de 2008, y en el trasfondo, con su gestión. Fuentes de cercanas a la empresa avanzaron que Español será sustituido, en funciones, por Joan Castells, consejero y vicepresidente de la química catalana, y ahora presidente de la aseguradora FIATC. Esta decisión se tomó en la reunión del consejo de administración que empezó este mediodía en la planta de El Prat de Llobregat (Barcelona) y que todavía sigue. Español optó por dejar el cargo y permitir que se abra una "nueva etapa" en la empresa, después que Caixa Geral aporte 25 millones de euros para sufragar las necesidades de financiación de la compañía.