El presidente del Banco de la Reserva Federal de Boston, Eric Rosengren, se mostró preocupado sobre la situación de la inflación en Estados Unidos, pero sugirió que existe cierta evidencia que sugiere que las presiones sobre los precios volverán finalmente a disminuir. En todo caso, asegura que los incrementos en los precios de los alimentos y la energía, medidos según el índice de precios al consumidor, han generado un "desenlace indeseable".