Fritz Henderson, presidente y consejero delegado de General Motors, dijo hoy que la declaración quiebra "no tendrá ningún impacto" en Europa, Suramérica o Asia y que seguirán operando "sin interrupciones". Henderson realizó estas declaraciones durante una rueda de prensa celebrada poco después de que el gigante del automóvil estadounidense se declarase en quiebra tras ser incapaz de reestructurar su deuda.