El presidente ejecutivo del consorcio aeronáutico europeo EADS, Louis Gallois, se defiende de las sospechas de uso de información privilegiada que pesan sobre 17 directivos del grupo por vender sus acciones antes de que los títulos de la compañía se desplomaran en Bolsa tras conocerse los retrasos en el programa del Airbus A380.