El presidente de EADS, Louis Gallois, se mostró satisfecho con los resultados trimestrales del grupo aeroespacial europeo, pero anunció medidas adicionales de ahorro que pasan por producir más fuera de la zona euro. En declaraciones a la radio francesa RTL, Gallois aseguró que las medidas de ahorro que completarán el plan de ajuste "Power 8" no pasan por nuevas reducciones de empleo, sino por transferir volúmenes de producción a países de la zona dólar, una divisa más competitiva que la europea. "Eso quiere decir deslocalizar (...) encargar lo que supone menos tecnología a los países que están al abrigo del riesgo de cambio" de divisas.
En este sentido, el diario francés Le Figaro indica en su edición de hoy que Airbus, la filial de aviación civil de EADS, encargará parte de su futuro avión A350 al estadounidense Spirit, una empresa que también trabaja para su rival Boeing. Spirit, formada a partir de la venta de plantas de Boeing en 2005, fabricará una parte del fuselaje del A350, el avión de media capacidad y larga distancia con el que Airbus cuenta para competir con su rival estadounidense. Gallois se refirió también a los nuevos retrasos en la entrega de los aviones gigantes A380 anunciados ayer por Airbus, un problema del que dijo que "no es una catástrofe".