El presidente de ABN-AMRO, Rijkman Groenink, anunció hoy su dimisión, el mismo día que el consorcio formado por el Santander, el Royal Bank of Scotland (RBS) y el belga-holandés Fortis declararon "vinculante" su oferta por la entidad holandesa. Groenink era partidario de fusionar el banco holandés con el británico Barclays, que finalmente retiró la semana pasada su oferta, sustancialmente inferior a la del consorcio. ABN tiene que pagar a Barclays una indemnización de 200 millones de euros por no haber prosperado su fusión, que ambas entidades acordaron el pasado abril.