El barril de crudo de Texas se encarecía hoy mas de tres dólares en Nueva York, después de conocerse que bajaron las reservas de crudo, destilados y gasolina, en este último caso el triple de lo que se esperaba. Hacia la media sesión en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para septiembre añadían 3,31 dólares al precio anterior y se negociaban a 116,32 dólares el barril (159 litros).
Los contratos de gasolina para entrega en septiembre sumaban unos 8 centavos al precios del martes y se situaban en 2,9275 dólares el galón (3,78 litros). Los contratos de gasóleo de calefacción para ese mismo mes se negociaban a 3,1525 dólares/galón, alrededor de 7 centavos más que el día anterior. El gas natural para septiembre se encarecía unos 20 centavos y se situaba en 8,53 dólares por mil pies cúbicos. El precio del petróleo WTI aceleró la tendencia alcista con que había iniciado la sesión nada mas divulgar el Departamento de Energía los datos semanales de reservas, que en general fueron mas desfavorables de lo que esperaba el mercado. Las existencias de petróleo bajaron en 400.000 barriles durante la pasada semana, cuando se preveía un moderado aumento, y el total de 296,5 millones es un 11% inferior al volumen del pasado año en la misma época. Las existencias de gasolina mermaron en 6,4 millones de barriles, comparado con una merma de entorno a dos millones que se esperaba. El total de gasolina en reserva es de 202,8 millones de barriles, una cantidad similar a la del pasado año. Las reservas de destilados, categoría que incluye al gasóleo de calefacción y el diesel, descendieron en 1,7 millones de barriles, lo que también tomó por sorpresa a los expertos, que esperaban un incremento cercano a los dos millones de barriles. La caída en reservas de crudo y combustibles coincidió con un menor ritmo de actividad en las refinerías estadounidenses, que operaron al 85,9% de capacidad, y también con un menor flujo de importaciones respecto de la semana precedente. Los envíos de crudo al mercado estadounidense se situaron en una media de 9,7 millones de barriles diarios la pasada semana, 538.000 barriles menos que en la anterior y también mermaron las importaciones de gasolina. La tormenta tropical "Edouard" alteró por unos días la actividad en el canal de Houston la pasada semana y también causó el cierre temporal de la terminal de descarga situada frente a las costas de Luisiana, lo que pudo haber influido en el descenso de importaciones.