El precio de los bonos a 10 años estadounidenses vuelve a subir y empujan a la baja la rentabilidad, en niveles máximos de seis meses. Así, el rendimiento cae seis puntos básicos, hasta el 3,65% frente al 3,74% del cierre del miércoles, después de conocerse los buenos datos de pedidos de bienes duraderos y de desempleo semanal.