Según el Informe sobre el consumo y la economía familiar, de Caixa Catalunya, el precio de la vivienda bajará este año en España una media del 2,2%, un descenso que afectará a todas las comunidades, especialmente a Madrid, que triplicará el promedio estatal, y a la Comunidad Valenciana. De esta manera, a juicio de la citada entidad, se podría concluir que, en cierto modo, con la corrección inmobiliaria en curso "la economía española ha empezado el deseado camino de reconducción de las fuerzas que, desde la demanda, tensan el crecimiento del PIB".
Además, el documento destaca que a finales de 2006 era ya "suficientemente evidente" que la continuidad del boom inmobiliario tenía un techo definido por el nivel de deuda de los hogares españoles. No obstante, las inmobiliarias, constructoras y promotoras no son las únicas víctimas de la crisis, ya que los hogares hipotecados pueden afrontar la compleja situación de estar pagando por su vivienda más de lo que en realidad cuestan en el mercado. Sin embargo, desde el pasado otoño, la confianza de los hogares se ha visto mermada por la incertidumbre económica y la ralentización en el crecimiento, derivados tanto del fin del auge inmobiliario español como, en especial, de la crisis financiera internacional, de acuerdo con el citado estudio. Caixa Catalunya arguye que el aumento de los tipos de interés que se inició a finales de 2005 ya comenzó a enfriar de forma gradual esta demanda y la del crédito correspondiente, pese a que no fue hasta el año 2007 cuando se empezaron a notar los efectos de estas alzas. Un mercado residencial con tendencia al estancamiento, primero, y a la baja, después, implicaba necesariamente, según el informe, un menor aumento de la ocupación, la probable destrucción de puestos de trabajo en la construcción y menos entradas de inmigrantes. En cuanto a la riqueza inmobiliaria de los hogares, Caixa Catalunya prevé que durante este año pierda parte del elevado dinamismo que la caracterizó en ejercicios precedentes, lo que achaca a la caída del precio de la vivienda. Las previsiones de la caja son de una bajada interanual del precio del metro cuadrado de las viviendas de nueva construcción del 2,2%, más de 8 puntos porcentuales por debajo del avance de 2007, que fue del 6,2%. La caída más acusada en Madrid Por comunidades autónomas, Madrid será la autonomía con una caída más acusada de los precios de la vivienda en 2008 (6,6%) tras cerrar el primer trimestre con un nimio ascenso del 0,1%, mientras que Murcia experimentará la menor bajada (0,4%). Dentro del grupo con caídas superiores a la media española, por detrás de Madrid se sitúan la Comunidad Valenciana (5,6%), Galicia (3,4%), Aragón (3,2%), Cantabria (3,1%) y la Rioja (2,5%). País Vasco coincide con el promedio español, mientras que Castilla y León, Baleares, Castilla-La Mancha y Asturias tendrán bajadas de los precios de la vivienda en torno al 2%. También por debajo de la media están Canarias (1,5%), Navarra, Andalucía y Cataluña (1,2% en cada una) y Extremadura (1%), además de Murcia, que, por otra parte, fue la que más aumentó sus precios en 2007. En comparación con los aumentos del precio de la vivienda registados en el año 2005, algunas comunidades han llegado a perder hasta más de 20 puntos, como la Comunidad Valenciana, La Rioja o Castilla-La Mancha.