Durante el mes de septiembre el precio de la vivienda en Estados Unidos descendió un 9,36%, hasta los 146.510 dólares. El dato es peor al previsto por los analistas, que esperaban un retroceso del 9,05%.