El plan de rescate a los bancos del Gobierno de Estados Unidos costará 200.000 millones de dólares (135.000 millones de euros) menos de lo previsto, lo que podría allanar el camino para la aprobación de nuevos programas de empleo, según informa de The Wall Street Journal.