La economía española se contrajo un 4,1% en tasa interanual en el segundo trimestre del año y un 1% en tasa intertrimestral, superando en ambos casos las previsiones realizadas por el Banco de España, que estimaba una caída interanual del 4% y un descenso intertrimestral del 0,9%.