La economía francesa debe entrar técnicamente en recesión con la caída del 0,6 por ciento del PIB en el primer trimestre de este año, según las estimaciones publicadas hoy por el Banco de Francia, que además advierte de que las perspectivas para los próximos meses están orientadas a la baja. En su segunda estimación sobre el comportamiento económico del primer trimestre de 2009, el Banco de Francia confirmó los datos que ya había anunciado hace un mes e indicó que la actividad industrial en febrero retrocedió sensiblemente a causa de la actividad en los bienes intermedios, los bienes de equipo y el sector del automóvil. La tasa de utilización de las capacidades industriales bajó al 70,4% en febrero, once décimas menos que el mes precedente. El flujo de nuevos encargos cayó de nuevo tanto en el mercado interior como en el exterior, con lo que la cartera de pedidos siguió su descenso y se encuentra a un nivel "muy inferior al normal", precisó la entidad emisora.