La economía británica se contrajo más de lo esperado en el segundo trimestre, informó el viernes la Oficina Nacional de Estadística, lo que pone en duda las sugerencias que apuntaban hacia una estabilización tras la aguda recesión.  

El dato adelantado de la ONS muestra que la economía se contrajo un 0,8% en el segundo trimestre respecto al primero. En términos interanuales, la caída fue del 5,6%, la mayor vista desde que se empezó a computar el dato en 1955.

Los economistas encuestados por Dow Jones Newswires esperaban un descenso del 0,3% respecto al primer trimestre y del 5,2% interanual.

La economía británica ha encadenado cinco trimestres consecutivos de contracción y acumula en ese periodo una caída del 5,7%.

Eso significa que esta recesión es más severa que la de principios de los noventa pero todavía algo menos que la de principios de los ochenta.