El Producto Interior Bruto (PIB) de la eurozona registró en el cuarto trimestre del año un crecimiento del 0,1% respecto a los tres meses anteriores, mientras que en términos interanuales experimentó un descenso del 2,1%, según informó la oficina comunitaria de estadísticas, Eurostat, que cifró en una contracción del 4% el deterioro de la economía del euro en el conjunto de 2009.
En el conjunto de la Unión Europea, la actividad económica registró un crecimiento de una décima respecto al tercer triemstre y un descenso del 2,3% respecto al cuarto trimestre de 2008, mientras que para todo 2009 la contracción de la economía fue del 4,1%.

Según los datos publicados por Eurostat, al cierre del cuarto trimestre Grecia sufrió la caída trimestral más acusada de la actividad (-0,8%), seguida de Italia (-0,2%) y España (-0,1%), mientras que Portugal y Alemania experimentaron un estancamiento de la actividad. Por su parte, Eslovaquia creció un 2%, por delante de Francia (+0,6%), Austria (+0,4%) y Países Bajos (+0,1%).