La economía estadounidense registró un crecimiento del 3,5% en el tercer trimestre del año, el mayor repunte de los dos últimos años, según los datos que acaba de publicar el Departamento de Comercio. El dato se sitúa en línea con las previsiones barajadas por los analistas.