La economía estadounidense creció a un ritmo saludable en el primer trimestre del 2010, a medida que las empresas acumulaban inventarios en preparación para una mayor demanda de los consumidores alimentada por la inflación más baja en 51 años.