La economía estadounidense registró un crecimiento, en tasa anualizada, del 5,6% en el cuarto trimestre de 2009, por debajo de la estimación previa del 5,9%, y del 5,9% que esperaban también los analistas.