El producto interior bruto (PIB) de Alemania sufrió en el primer trimestre de 2009 un retroceso del 3,8 por ciento, lo que confirma que este país se encuentra sumido en la mayor recesión desde la Segunda Guerra Mundial.  Frente al mismo trimestre de 2008 el retroceso fue aun mayor, al alcanzar un 6,7 por ciento.
La Oficina Federal de Estadística anunció hoy desde su sede en Wiesbaden, en el centro del país, que se trata del cuarto retroceso consecutivo frente al trimestre anterior y el mayor con diferencia desde que en 1970 se comenzara a calcular este dato de manera sistemática.

La fuerte caída del PIB tiene su origen en la disminución de las exportaciones debido a la crisis financiera y económica que afecta a todo el mundo, explicaron los estadísticos de Wiesbaden.

En ese sentido subrayaron que Alemania, como "campeona mundial de la exportación", se ve gravemente afectada por el colapso de la demanda global.