El nuevo incremento en las reservas semanales de petróleo en Estados Unidos acelera las caídas que ya registraba antes el precio del crudo. El barril tipo West Texas agrava al 5% sus descensos, para situarse por debajo de los 64 dólares.