Las peticiones iniciales de subsidio por desempleo de EEUU cayeron en la última semana ligeramente por encima de lo previsto. Las peticiones alcanzaron las 439.000 en la semana terminada el 27 de marzo, mientras que el mercado esperaba tan sólo 1.000 más.