La sociedad entre Microsoft (MSFT) y Nokia (NOK) no cambiará las reglas del juego, señala Goldman Sachs. El acuerdo sirve más para ilustrar las debilidades de los socios. Si bien es ligeramente positivo para NOK, la alianza difícilmente tendrá un efecto significativo en MSFT. Goldman destaca que Windows Mobile es un eslabón débil en la cartera de MSFT. Si bien ambas compañías están enfocadas en Research In Motion (RIMM), Goldman cree que la amenaza es mínima. (RC)