La onza de oro subió un 1,12% en Londres al cerrar en 1.126,5 dólares frente a los 1.114 dólares de la sesión anterior.