Nigel Rudd, nuevo presidente no ejecutivo del operador aeroportuario BAA, propiedad del grupo español Ferrovial, se manifestó hoy en contra de vender algunos de los tres aeropuertos que la compañía gestiona en Londres. En una entrevista con el vespertino "Evening Standard", Ruud, que accedió al cargo el pasado 31 de agosto, dice que la venta de los aeropuertos de Heathrow, Gatwick o Stansted no es la respuesta a la masificación u otros problemas que afectan a esas terminales. "Si la opinión pública cree que deberíamos vender Gatwick y Stansted, de acuerdo", concedió Rudd. Pero, puntualizó, "no creo que ésa sea la respuesta. Sobre todo, porque la gente no está eligiendo entre aeropuertos. Todas las aerolíneas quieren estar en Heathrow". "Tenemos que arreglar Heathrow, ésa es la respuesta a los problemas de Heathrow, no la venta de Gatwick y de Stansted", zanjó el presidente.