El iPhone3G, que salió al mercado el pasado 11 de julio en 21 países, comienza ya a escasear en EEUU, donde la popularidad del nuevo teléfono móvil de Apple promete ser aún mayor que la de la primera versión. Según la página web de Apple, sólo 16 de las 188 tiendas del grupo en el país tenían el domingo unidades del iPhone 3G. Ninguno de los puntos de venta de Apple en California, donde se encuentra su sede corporativa, tiene teléfonos disponibles. El modelo más difícil de conseguir parece ser el iPhone de 16 gigabytes en color negro, que puede encontrarse sólo en tres establecimientos. Ni siquiera la tienda de Apple en la quinta avenida de nueva York, la única que abre las veinticuatro horas del día y que atrae cada año a millones de turistas, dispone ya de todos los modelos de la última versión del teléfono. Como si de una cacería se tratara, el sitio en Internet de Apple proporciona consejos para hacerse con un iPhone como, por ejemplo, acudir a las tiendas a la hora de apertura o comprobar online la disponibilidad del producto la noche anterior. El popular teléfono es también difícil de encontrar en los establecimientos de la operadora AT&T, que tiene en EEUU el contrato exclusivo del iPhone.