El índice Nikkei de la Bolsa de Tokio ha logrado esquivar las pronunciadas pérdidas que ayer azotaron los índices europeos y estadounidenses y ha terminado la sesión con un descenso del 0,63% hasta los 8.981,94 puntos.

Por su parte, el segundo indicador, el Topix, que reúne todos los valores de la primera sección, retrocedió el 0,8%, a los 770,8 enteros.

Los inversores de la plaza nipona no cedieron sin embargo al pánico, los valores ya bajaron mucho desde que comenzó la semana debido a las inquietudes con respecto a la economía estadounidense y la crisis de la deuda en Europa.

En la preapertura nuestro selectivo, el Ibex 35, rebota un 3,21% y recupera no sólo los 8.000, sino que asciende más allá de los 8.200 puntos.