El selectivo nipón ha cerrado plano la sesión bursátil tras resarcirse en la recta final de la jornada de las pérdidas que pesaban sobre él. El Nikkei ha perdido un inapreciable 0,03% al cierre, con lo que mañana partirá de los 10.333,4 puntos.