El magnate inversor Wilbur L. Ross ha invertido 100 millones de libras esterlinas (113 millones de euros) en la adquisición de una participación "estratégica" del 21% en Virgin Money, la filial financiera del grupo presidido por Richard Branson, con el objetivo de contribuir a la expansión de la entidad en el segmento de banca minorista de Reino Unido, lo que pasa por la creación de su propia red de sucursales, para lo que podría pujar por las oficinas de RBS que serán puestas a la venta y por las que la prensa británica afirma que también está interesado el Santander.