La caída del sector financiero tras el rescate de Caja Sur el pasado sábdo y los planes de fusión de sus vecina Unicaja sugiere que las autoridades están siendo estrictas en la reestructuración del sistema financiero español. Este es el segundo rescate después de que en Marzo de 2009 el Banco de España interviniera Caja Castilla La Mancha.
James Alexander, director del equipo de análisis de M&G reconoce que el problema no está en que haya muchas entidades pendientes del rescate, el problema de España está en tener una  burbuja inmobiliaria. "Siempre habrá bancos buenos y malos igual que habrá compañías buenas y malas". Dejar caer de los bancos o compañías malas es una señala de sistema saludable. Al menos cuando los  bancos son pequeños, hay  un menor riesgo sistémico que cuando son bancos enormes, nacionales o  globales, y necesitan ser resueltos.

España ha creado un fondo enorme destinado a fortalecer el sector de las cajas de ahorro, y las políticas locales han permitido que muchos de los jugadores más débiles evitaran la realidad durante muchos meses. El movimiento de Caja Sur es en realidad una buena señal de que estos problemas se están empezando a resolver.