El índice Nikkei de la bolsa de Tokio cedió un 0,23 por ciento hasta los 17.248,89 puntos, a pesar de que el paro descendió en Japón al 3,7 por ciento, el nivel más bajo en los últimos nueve años. Por el contrario, los sueldos volvieron a bajar por séptimo mes consecutivo y el consumo familiar subió menos de lo esperado.