En el ejercicio 2009 se contrataron un total de 296.000 metros cuadrados de oficinas en Madrid, lo que supone el volumen anual más bajo desde 1995, según un estudio de la consultora inmobiliaria BNP Paribas Real Estate difundido hoy.