La Bolsa de Nueva York terminó a la baja el miércoles, afectada por indicadores económicos desfavorables y declaraciones ambiguas de la Reserva Federal (Fed). El índice Dow Jones perdió un 1,07% hasta los 13.305 puntos, mientras que el Nasdaq bajó un 0,92%. Este jueves partirá desde los 2.605 puntos. Existen temores sobre el crecimiento económico en general y el Libro Beige no ha aclarado nada sobre la dirección que podrían tomar los tipos de interés.
El índice ampliado Standard and Poor's 500 bajó por su parte 1,15% (-17,13 puntos) a 1.472,29 unidades. Dos informes publicados por dos gabinetes de gestión de recursos humanos, pintan una imagen sombría del mercado laboral estadounidense, dos días antes de la publicación de los datos oficiales sobre el empleo en el país. Según el gabinete ADP, el sector privado estadounidense creó solamente 38.000 empleos en agosto, la cifra más débil desde junio de 2003. Paralelamente, el número de despidos aumentó en 85% en agosto en relación a julio en Estados Unidos, reveló el gabinete Challenger, Gray & Christmas. Por otra parte, las promesas de compra de viviendas usadas cayeron 12,2% en julio en Estados Unidos. El índice se situó en 89,9 puntos en julio, su nivel más bajo en cerca de seis años. Libro Beige Según los expertos hay temores sobre el crecimiento económico en general y el Libro Beige no ha aclarado nada sobre la dirección que podrían tomar las tasas de interés. En su informe de coyuntura, la Fed afirma que 'hay escasa información de que las turbulencias en los mercados financieros hayan afectado la actividad económica'. Esto enfrió en parte las expectativas de los corredores, que querrían que el banco central estadounidense redujera su principal tasa básica -actualmente en 5,25%- en su reunión del 18 de setiembre, a fin de neutralizar los efectos de la crisis del sector de préstamos hipotecarios a riesgo (subprime). En el mercado obligatorio, el rendimiento del bono del Tesoro a 10 años bajó a 4,473% contra 4,558% en la noche del martes, y el de los títulos a 30 años a 4,780% contra 4,839%. El rendimiento de las obligaciones evoluciona en sentido opuesto a sus precios