La Bolsa de Seúl cerró hoy con un fuerte descenso, presionada por las numerosas posiciones de venta tomadas por parte del colectivo de inversores institucionales. El índice Kospi del mercado surcoreano ha cedido 24,30 puntos (1,31%) y ha terminado en las 1.823,70 unidades, mientras que el índice de valores tecnológicos Kosdaq aumentó 4 puntos (0,62%) para situarse en los 653,29 puntos. El retroceso ha sido generalizado en la mayoría de los sectores y las constructoras y los financieros lideraron la caída del día. Salvo la siderúrgica POSCO, el resto de los principales títulos surcoreanos han registrado tendencia bajista, como Samsung Electronics (2,61%) y Hyundai Motor (1,23%).