La bolsa de Seúl ha cerrado con una ligera caída del 0,51%, marcando la cuarta jornada consecutiva de retroceso, presionada por la continua venta de inversores extranjeros. El índice Kospi del mercado surcoreano cedió hoy 8,46 puntos (0,51%) y concluyó en las 1,666,46 unidades, mientras que el indicador de valores tecnológicos Kosdaq bajó 9,42 puntos (1,60%), para situarse en los 580,77 puntos. En una jornada mixta de alzas y bajas, los sectores de maquinaria y de construcción retrocedieron un 4,69% y un 2,36%, respectivamente.