Desde hace varios años, algunas compañías inversoras de Estados Unidos siguen una peculiar estrategia de inversión que, aunque arriesgada, lo cierto es que en ocasiones ofrece resultados más que beneficiosos.
La estrategia consiste en comprar fondos o ETFs en las tres categorías menos populares del año que ha transcurrido y vender ETFs (Fondos de inversión cotizados) de las tres categorías más populares del ejercicio. Es decir, aquellos fondos que más reembolsos han sufrido durante el año. Este tipo de estrategia se caracteriza por ir en contra de la dinámica popular, de la actitud mayoritaria.

¿Qué sentido tiene?

Este absurdo tiene su razón de ser. Numerosos estudios, así como la simple trayectoria bursátil han demostrado a lo largo de los años, que las categorías menos populares suelen batir a las más populares en un plazo aproximado de tres años. La razón de ello es que los inversores, (sobre todo aquellos que se han iniciado recientemente en el mundo de las inversiones) tienden a comprar fondos que han aportado buenos resultados en los tres o cuatro últimos años.

Este comportamiento es parte de una dinámica lógica, obviamente invertimos allí donde los resultados han sido alentadores, en aras de conseguir emular los beneficios de años pasados. Sin embargo, la combinación de fuertes flujos de entrada y altas rentabilidades pasadas suelen ser un indicativo de que el tipo de activo en cuestión está sobrevalorado.

La estrategia de los ETFs menos populares

El inversor debe mantener los fondos menos populares entre tres y cinco años y, al mismo tiempo, desprenderse de los fondos más populares durante ese mismo periodo de tiempo. Como vemos la estrategia no es a corto plazo, sino que de ser acertada, estos llegarían al fin del 5º ó 6º ejercicio, aunque siempre puede haber sorpresas.
En los Estados Unidos, este tipo de actuaciones ha generado rentabilidades más que aceptables desde 2005, si bien, los periodos de beneficios suelen ser irregulares. Este ardid bursátil, funciona especialmente bien en cambios drásticos como las caídas y repuntes del ejercicio 2008-2009, pero no tan bien cuando la rentabilidad de las categorías es más consistente.

Si está pensando en ejercitar este tipo de acciones, antes ha de saber que, como mencionábamos anteriormente, se trata de estrategias a medio plazo, no espere recaudar beneficios en tal sólo un par de ejercicios, pues necesitará al menos 4 años de tendencia.

Además, este tipo de juego bursátil conviene aplicarlo a nuestra cartera de forma marginal, nunca construir la cartera en base a esta estrategia, pues es por naturaleza irregular y no es en ningún caso infalible.

Algunos ejemplos de fondos norteamericanos menso populares

Aunque existen diversas web de análisis de datos bursátiles que aportan información detallada en este sentido, en los dos últimos ejercicios 2010 y 2011, los fondos menos populares tienden a ser la renta variable norteamericana de gran capitalización y estilo growth (rápido crecimiento de ventas) y blend (fondos de fusión de diferentes tipos de activo).