El IPC caerá un 1,3% en junio, pero será en julio cuando toque fondo, con un descenso del 1,5%. A partir de entonces, la evolución de los precios seguirá registrando tasas negativas hasta octubre para cerrar el año en positivo (0,8%) y repuntar hasta el 1,3% en 2010, según las últimas previsiones del Servicio de Estudios de Caixa Catalunya. Como explicación, la entidad financiera afirma que "la caída del consumo privado está teniendo un impacto sobre los precios superior al previsto, contrarrestando así el efecto alcista del petróleo y los impuestos".