El Índice de Precios de Consumo (IPC) escaló cinco décimas en agosto, hasta situar su tasa interanual en el 2,7%, debido fundamentalmente a la subida del precio de los carburantes y lubricantes, según el indicador adelantado sobre la evolución de los precios en España publicado este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

De esta forma, el IPC interanual encadena dos meses de ascensos tras haber repuntado en julio tres décimas, hasta el 2,2%, por el encarecimiento de las medicinas. La tasa del 2,7% alcanzada en agosto es la más alta que registra el IPC durante este año y la más elevada desde noviembre del ejercicio pasado, cuando la inflación interanual se situó en el 2,9%.

Por su parte, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) se situó en agosto en el 2,7%, cinco décimas por encima de la tasa de julio.  El organismo estadístico ha recordado que los indicadores adelantados sólo proporcionan información orientativa, de tal forma que no tienen por qué coincidir con los datos definitivos, que se publicarán el próximo 12 de septiembre.

El INE achaca sobre todo esta notable subida de los precios en el octavo mes del año al encarecimiento de los carburantes y lubricantes.  Los precios del litro de gasolina y de gasóleo han marcado nuevos máximos históricos esta semana, tras encarecerse un 0,06% y un 0,14%, respectivamente, a las puertas de la operación retorno de las vacaciones de agosto y de la subida del IVA, que entrará en vigor a partir del próximo 1 de septiembre.

Este encarecimiento en el precio será superior con la subida del IVA de un 18% a un 21%, a partir del próximo sábado, que encarecerá en unos 3,6 céntimos de euro el precio del litro de gasolina y en unos 3,5 céntimos de euro el gasóleo, con lo que los precios de ambos combustibles podrían rondar los 1,8 euros el litro.