El Índice de Precios de Consumo (IPC) preliminar de Alemania aumentó un 3% en mayo en términos interanuales, seis décimas más que en abril, cuando se situó en el 2,4%, según ha informado hoy la oficina federal de estadísticas, Destatis. Este incremento obedece a la presión existente sobre los precios derivada de la escalada alcista del crudo, que se plasmó en el coste del combustible líquido y diesel. Además, la inflación se alzó también al calor del encarecimiento de los alimentos.
Por su parte, el IPC armonizado de Alemania aumentó un 0,6% en mayo en términos mensuales y un 3% en términos interanuales, cuatro décimas más que en abril. Los datos definitivos se publicarán en próximo 13 de junio.