La tasa interanual de inflación de la eurozona subió en enero a un máximo de 11 meses del 1,0%, frente al 0,9% del mes anterior, aunque sigue aún muy por debajo del objetivo del Banco Central Europeo, según los datos preliminares publicados el viernes.
Aunque la cifra de la agencia europea de estadísticas, o Eurostat, es la mayor desde febrero de 2008, fue menor del 1,3% que preveían los economistas. No se ofrecieron detalles desagregados del dato preliminar, pero los economistas esperaban que la inflación se acelerara debido a la comparación con unos bajos precios de la energía y los alimentos a primeros de 2009. En diciembre, la tasa se vio impulsada por unos mayores precios de los combustibles y el tabaco.

El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, ha alertado de que la inflación probablemente se acelerará en el corto plazo, aunque se espera que los costes y los salarios se mantengan débiles.