El índice de precios de consumo (IPC) de Estados Unidos subió un 0,1% en julio, la menor tasa de inflación en ocho meses, informó hoy el Departamento de Trabajo. Si se excluyen los precios de alimentos y energía, que son los más volátiles, el incremento fue del 0,2% por segundo mes consecutivo. En un año el IPC ha subido un 2,4%, y la inflación subyacente ha sido del 2,2%.