El Índice de Precios al Consumo (IPC) de Estados Unidos subió en junio un 0,7% respecto al mes anterior, y la tasa interanual se redujo hasta un -1,4% desde el -1,3% de mayo. Los analistas esperaban un aumento mensual del IPC del 0,6% y una tasa interanual en el -1,5%. La inflación subyacente, que no tiene en cuenta los precios de los alimentos y la energía, avanzó un 0,2% en el mes, una décima más de lo previsto, y un 1,7% en tasa interanual, en línea con las previsiones de los analistas