El sentimiento del consumidor en Alemania probablemente mejore de forma destacada en agosto al remitir las preocupaciones de los particulares sobre la economía, al tiempo que la caída de la inflación ha favorecido el gasto. El índice GfK de sentimiento del consumidor, basado en consultas a 2.000 personas, subió a 3,5 en agosto desde una revisión al alza de 3,0 en julio.