El indicador de sentimiento económico de la eurozona (ESI en sus siglas en inglés) registró en diciembre una subida de 2,5 puntos, hasta los 91,3 puntos, mientras que en el conjunto de la Unión Europea se incrementó en 4,1 puntos, hasta situarse en un nivel de 92 puntos, lo que supone el noveno incremento mensual consecutivo en ambas regiones, aunque en ambos casos, el indicador sigue por debajo de sus respectivas medias históricas, según los datos de la Comisión Europea.